Sujeto asesinó con un martillo a cuatro menores en Caracas

0
2439

Habitantes del barrio El 70 de El Valle, en Caracas, señalan a José Manuel Morgado Bello, de 48 años, conocido como “El Zapatero”, de haber asesinado a cuatro niños de la zona, tres de ellos hermanos y un vecino, la mañana del viernes.

De acuerdo con la información ofrecida por familiares de las víctimas, integrantes de los colectivos armados instalaron puntos de control y rastreo en la zona, pues allí no ingresa la policía. Mientras que efectivos del Cicpc y demás organismos de seguridad están tras la pista del criminal, que huyó del barrio en horas de la tarde del viernes, declararon habitantes.

Los cuatro infantes fueron asesinados con un martillo y sus cuerpos fueron abandonados en la vivienda del homicida, ubicada en la parte alta del sector, relató su tío José Gregorio Graterol.

Los tres hermanos, de 11, 4 y 1 año de edad, se habían quedado solos en su casa porque su mamá, Norelis Carolina Graterol, de 28 años, había salido temprano a visitar a su esposo que está detenido en la sede del Cicpc de Coche. Se llevó a su segundo hijo, de 8 años, y encargó a la mayor el cuidado de los más pequeños.

A la vivienda de los hermanos llegó “el Zapatero” a conversar con la niña. La convenció de abrir la puerta y los llevó a su casa con la excusa de cuidarlos mientras llegaba su mamá. Como el hombre era conocido de la familia y con anterioridad les obsequiaba golosinas a los niños, estos accedieron y se fueron con él a su casa.

Allí, el hombre abusó de la niña y al parecer, ella pidió auxilio a gritos. Hubo forcejeo hasta que la atacó con el martillo. Lo mismo hizo con sus dos hermanos.

Un niño de 10 años, vecino de la zona, escuchó los gritos y se acercó a la casa a ver qué pasaba. En ese momento el sujeto lo sometió y también le quitó la vida.

En horas de la tarde, varios vecinos vieron cuando el hombre se iba del barrio en actitud sospechosa. Sin embargo, no hicieron nada hasta que llegó la mamá de los tres hermanos y encontró su casa sola y la puerta abierta.

Allí se alertaron todos en el barrio y comenzaron a buscar a los infantes, incluyendo al vecino que tampoco aparecía. Quienes observaron al homicida irse del sector, decidieron ir a su casa y allí encontraron los cuatro cadáveres.

Cada una de las madres reconoció a sus hijos y quedaron detenidas bajo averiguación. Hasta la tarde de este sábado el criminal no había sido localizado. Globovision