“Tenemos que calarnos el racionamiento”

0
158

El Plan de Administración de Cargas que ejecuta el Gobierno nacional para racionar -por bloques- el consumo eléctrico en el país, ha generado descontento en la población guayanesa, a una semana de su puesta en marcha.

Muchas personas han denunciado la “falta de respeto” por parte de la empresa eléctrica nacional, pues los racionamientos no se han cumplido como se había anunciado, lo que ha generado una serie de protestas y reclamos en varias partes de la ciudad.

Resignación

Brisca Medina está residenciada en Puerto Ordaz, específicamente en la urbanización Los Olivos, zona perteneciente al bloque B del Plan de Administración de Carga.

Denunció que el viernes le correspondía el corte eléctrico de 4:00 am a 8:00 am, pero que por razones que aun desconoce “el apagón se extendió” generando que la organización prevista para el día “se descontrolara completamente”.

Sumado a esto, indicó que hay días en el que los cortes se hacen de forma descontrolada y prolongada, ocasionando que muchos equipos electrónicos dañen “sin poder reclamar a nadie”.

“No podemos hacer nada. Tenemos que calarnos esto, no nos queda de otra. Nos parece una falta de respeto el descontrol que hay con respecto a los cortes eléctricos pues hay días en que se cumplen y hay otros en los que hacen desastre con nuestra paciencia. Lo peor de todo es que esto es solo el principio, no sé a dónde vamos a parar”, denunció Medina.

Mentiras

El Gobierno nacional ha atribuido al fenómeno meteorológico El Niño, los recortes eléctricos y medidas energéticas anunciadas recientemente.

Aunque para muchas personas es una realidad, para otras “es pura mentira” pues el Gobierno no realizó el mantenimiento preventivo necesario para afrontar este fenómeno climatológico.

Zulima Hernández considera que “las mentiras se le agotaron al Gobierno” ya que desde hace mucho tiempo se han venido anunciando planes de inversión para las represas del Estado y “ahora nos vienen con cuentos”.

“Se les cayó la careta. Todos sabemos los planes de inversiones que se han anunciado en las represas del Estado. No es posible que a estas alturas le estén echando la culpa a un fenómeno meteorológico cuando aquí hasta quien no sabe nada del tema, está claro de las cosas por la que estamos pasando”, denunció.

Alimentos descompuestos

Más allá de las pérdidas materiales, muchas personas denunciaron que las mayores pérdidas son aquellas que se desprenden del sueldo mensual que devengan, ya que por los “desordenados” cortes eléctricos, la comida refrigerada se daña, haciendo imposible su reposición pues no se encuentran fácilmente en el mercado.

Esta situación fue corroborada por Rosa Fuenmayor, quien manifestó que esta semana tuvo que desechar dos kilos de pollo porque “se descompusieron” por la forma en la que se han venido haciendo los recortes eléctricos.

Sumado a esto, ha tenido que dejar de comprar productos que ameriten refrigeración por miedo a que se dañen, además que “es imposible hacer nuevamente colas para reponer los productos”.

Sinceridad gubernamental

El clamor de los guayaneses se resumió en una sola petición: Sinceridad por parte del Gobierno con respecto a la crisis eléctrica nacional.

Aunado a esto, instaron al ministro para la Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, a reconsiderar los ajustes eléctricos para Guayana, pues “aquí se genera 70 % de le energía del país” y “no es posible que nos racionen de esta manera”.

Empresa de Guayana

Luis Cabareda, expresidente de la Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (Cadafe), recomendó la instalación de plantas termoeléctricas para las empresas básicas de Guayana que garanticen el suministro de energía eléctrica constante, pues estas consumen un aproximado de 1.500mw, aunque “estas plantas deben ser de más de 123mw. No se pueden seguir cometiendo los errores del pasado”.