Tiroteo en Santo Tomé de Unare II dejó seis heridos

0
349

En la larga cola de personas que se forman en el estacionamiento del Supermercado Santo Tomé de Unare II, nadie esperaba que ser sorprendido por el violento ataque de perdigonazos que hubo ayer, mismos que se esparcieron, afectando a varios de los presentes, entre ellos un bebé de tan solo seis meses de nacido.

Según versiones de algunos heridos, conversaban tranquilamente en la espera y a eso de la 1:30 de la tarde, en solo segundos, el susto y los nervios se apoderaron de los que allí se encontraban, cuando escucharon dos detonaciones. «Corríamos de un lado a otro, tropezándonos, sin saber qué hacer», comentó entre nervios Rosángela Alzolar, a quien un perdigón le rozó a la altura de la frente.

Ender Lira, de 24 años, era quien tenía la herida más grave en la oreja izquierda, según su testimonio, él estaba en la cola y de repente un fuerte ruido lo dejó sordo y se dio cuenta que la sangre le corría por su cara. «Yo salí corriendo, no sabía que pasaba, me desmaye y de allí aparecí en la clínica». «Qué desgracia la mía, buscando pañales para mi hija y ve lo que me pasó», señaló Lira.

La esposa de Lira y otros amigos que estaban en la cola en las afueras del supermercado, corrieron detrás de él y lo llevaron hasta la Clínica Venezuela, centro de salud al que llegaron más heridos.

Otra de las personas que presentó heridas leves quedó identificada como Kelly Álvarez, quien recibió un roce de perdigón en el abdomen y en el dedo anular de la mano izquierda.

El bebé de seis meses fue llevado a la Clínica Unare por los proyectiles que afortunadamente solo rozaron su cabeza; luego de la revisión médica fue dado de alta.

Testigos de lo ocurrido informaron que una mujer en estado de gestación fue llevada a otro centro de salud; al igual que una joven que al parecer recibió un impacto de perdigón en el brazo. Así mismo, indicaron que un hombre de nacionalidad guyanesa, a quien conocen como «El Morocho», tenía varias heridas en la cara.

«YO SÍ VI AL HOMBRE»

Una mujer que se encontraba en un puesto de periódicos, cerca del supermercado, afirmó haber visto al atacante, «yo sí vi al hombre, vestía un bermuda de jean y una franelilla blanca, era robusto, alto y de tez morena. Yo vi cuando él iba con la escopeta y de allí solo escuche los plomazos».

Al lugar del suceso arribaron efectivos del CCP Unare, quienes realizaron las averiguaciones pertinentes, a fin de dar con el paradero del pistolero.

CONTINUARON TRABAJANDO

A pesar de lo ocurrido en el Supermercado Santo Tome de Unare II, minutos después se reanudaron las labores con normalidad. Para lo que funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana llegaron al lugar, garantizando así la seguridad a los clientes y trabajadores del mencionado supermercado.

EXIGEN SEGURIDAD

Los usuarios exigieron mayor seguridad a las afueras de los diferentes establecimientos que se encuentran en el municipio Caroní. Afirmaron que no es la primera vez que ocurre un hecho de esta índole, así como también señalaron, «en todo supermercado deben haber autoridades policiales, debemos estar seguros. Tenemos niños y somos padres y madres de familia».