Trabas para estudios universitarios

0
67

El decano de la Facultad de Medicina de La Universidad del Zulia (LUZ), Sergio Osorio, indicó que debido al nuevo proceso de asignación de cupos en las Universidad, a través de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), estudiantes con promedios de 20 puntos no ingresaron a la carrera.

Explicó que anteriormente el 70 % de los cupos universitarios eran asignado por LUZ, tomando en cuenta la política de admisión, y el 30 % restante lo asignaba la OPSU, que desde hace una semana les informó que el 100 % lo asignará el organismo.

«La admisión de nuevos ingresos en LUZ está dada y reflejada por la casa de estudios a través de una prueba interna, que consiste en una prueba cualitativa, de conocimiento y vocación; la cual ayuda a que la deserción de los estudiantes sea mínima al momento de ingresar a las facultades».

Osorio manifestó que desconocen cuáles fueron los mecanismos utilizados para asignar todos los cupos, cuando anteriormente había un acuerdo de 70 y 30 por ciento. Además, personas con 16 puntos fueron asignados a la facultad; casi el 100 por ciento de los cupos fueron otorgados a estudiantes de colegios públicos y casi todos los colegios privados fueron excluidos.

«La escuela de medicina solicitó 200 cupos, cumpliendo todos los reglamentos necesarios regidos por la institución, esto fue aprobado por el Consejo Universitario y llevado al Consejo Nacional de Universidades (CNU), anteriormente 140 cupos lo asignaba la institución y 60 la OPSU. En esta oportunidad se asignaron 216 cupos por la OPSU, los que equivalen a 104 % aproximadamente».

El decano añadió que desconocen qué va a suceder con los convenios activos que tienen con los supervisores; con los hijos de los profesores, empleados y obreros de la institución; los deportistas de alto rango, que representan 3 % con posibilidad de ingresar a las diferentes facultades.

«Queremos que la facultad siga teniendo pertinencia y pertenencia en la docencia, investigación y extensión, para eso debemos tener una capacidad que ya está determinada por los cupos que nosotros solicitamos, además las carreras de las cuatro escuelas: medicina, enfermería, nutrición y dietética y bioanálisis; el 97 por ciento son de origen práctico y por lo tanto hay que tener un cuidado importante en lo que se refiere a la cantidad de alumnos en cada una de ellas».

SOLICITAN CONSENSO

La rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García Arocha, dijo que no puede existir un sistema único de admisión, por lo que instó al Ministerio a buscar un consenso para, entre todos, brindar las oportunidades a los bachilleres.

Arocha lamentó que se esté preparando un recurso de amparo contra la universidad. «¿Tú preparas un recurso de amparo contra quién para qué?».

«Nosotros no hemos dicho que no lo estamos admitiendo, lo que hemos dicho es que también tenemos de este lado convenios de profesores, estudiantes, diplomáticos, unas pruebas y lo que queremos es revisar, ponernos de acuerdo y hacer una selección que permita, dentro de la capacidad de la universidad, escoger no solamente a los mejores, sino aquellos que, siendo o no los mejores, también tienen oportunidades de ingresar», expresó Arocha con respecto a la asignación de alumnos a través de la OPSU.

«El Ministro tiene que entender que tiene que ponerse de acuerdo con sus rectores».

Negó que dentro de la institución exista la venta de cupos u otros actos ilegales relacionados con la admisión de estudiantes. «Jamás yo he recibido una sola denuncia. Yo les digo que vayan al rectorado tráiganme las denuncias (…) Las autoridades no podemos firmar planillas de ingresos (…) la planilla solamente la firma el Decano una vez que la secretaría ha revisado todos los recaudados y entrega a la facultad los seleccionados y la facultad autoriza la inscripción. En ese ínterin pueden pasar muchas cosas, pero denúncienlas, pero no con el argumento que me vendieron un cupo, aja y ¿tú donde lo compraste, por qué no denunció?».

GENERACIÓN DE CONFLICTOS

Enrique Planchart y Nicolás Bianco, autoridades de la Universidad Simón Bolívar y de la Universidad Central de Venezuela, advierten que el control en el otorgamiento de cupos universitarios, sin pruebas de ingreso, podría generar conflictos entre estudiantes de la escolaridad pública y privada.

El rector de la Universidad Simón Bolívar, Enrique Planchart, consideró que el control en la asignación de cupos universitarios, que han denominado «dakazo académico», es un conflicto innecesario e inconstitucional.