Transportistas cobran entre 500 y 1000 bolívares

0
720

Los guayaneses denuncian el cobro excesivo y la falta de control por los entes correspondientes.

 

Para nadie es un secreto que el transporte público de Ciudad Guayana es una de las grandes deudas del gobierno municipal, el déficit de este servicio recae en la falta de unidades de transporte y las malas condiciones que presentan las que están en circulación, así como el exceso del pasaje y el recorte de rutas.

En un recorrido por varias paradas de la urbe, los usuarios manifestaron que los conductores cobran más de la tarifa fijada por el consejo consultivo de transporte en el mes de agosto.

Precio diferente

El precio pautado para el pasaje fue de 300 bolívares, sin embargo, ningún transporte de la ciudad cobra esa cantidad.

“Ni siquiera las perreras cobran 300 bolívares”, comentó uno de los usuarios que llevaba más de horas en la parada de la Churuata en Puerto Ordaz.

El valor de la tarifa que piden los choferes de los autobuses es de 500 bolívares y a veces, exigen más, según los ciudadanos.

Mil bolívares

De acuerdo a la versión de los pasajeros, después de las seis de la tarde el transporte se “pone más pesado” de lo normal y es donde “se aprovechan” a cobrar excesivamente el boleto para subir a un bus, hasta mil bolívares llegan a pedir.

“Uno viene cansado del trabajo y tienen que esperar más de horas en una parada, correr y empujar como unos animales para poder subir a un microbús y para colmo te cobran mil bolívares cuando debería ser 300”, indicó Julio Mendoza.

Esta situación la viven a diario los guayaneses, quienes exigen un control para que se cobre el pasaje fijado en gaceta oficial.

Recorte de rutas

Otras de las quejas de los pasajeros, es el recorte de rutas que se viene evidenciando en los últimos meses.

Los transportistas ya no cubren las recorridos completos, esto ocasiona que los usuarios tengan que pagar hasta 3 pasajes para dirigirse a un sitio de la ciudad.

“El autobús que salía de Alta Vista hasta el Core 8 llega hasta Sierra Parima y de allí vuelve a cargar”, relata Mendoza.

Esta realidad pasa en la mayoría de las rutas interurbanas, por ello, los guayaneses exigen a los entes gubernamentales que se aboquen a solventar la problemática.

Inseguridad

Los pajeros también denuncian la falta de seguridad en las  distintas paradas de la urbe, donde los delincuentes aprovechan para cometer sus fechorías. Esto mismo aplica para las unidades de transporte, que blanco fácil para los ladrones.