Tres detenidas por caso de niña “raptada” en Upata

0
263

El caso que conmocionó y sorprendió a los venezolanos aún no ha culminado. Jennifer Jiménez regaló su hija a una mujer oriunda de Caracas con la intención de deshacerse de la responsabilidad que conlleva ser madre y luego inventó que la habían secuestrado. Gracias a las investigaciones de los funcionarios del Cicpc, se descubrió que el secuestro era mentira y que, en efecto, la bebé había sido entregada a una mujer que no puede tener hijos.

De acuerdo con las órdenes del Ministerio Público y tribunales en funciones de control de Los Teques, se acordó medida privativa de libertad para Jennifer Jiménez. Por el caso hay tres mujeres detenidas: Geraldine Andreina Sierra Sortilet, de 24 años, quien fue «la compradora»; su madre, María Patricia Sortilet de Sierra, de 45 años y la abogada Cleotilde María Casalena, de 51 años, responsable de forjar los documentos que patentaban la entrega ilícita de la menor. Hasta los momentos, quedarán recluidas en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF) hasta los 45 días prorrogables que tiene el Ministerio Público para formalizar la acusación. Por su parte, la menor, víctima del caso, permanecerá en la casa abrigo La Rosaleda, hasta que se determine si el papá está apto para asumir la responsabilidad que requiere la crianza de la niña.

PRESUNTA TRATA DE PERSONAS

Las razones que tuvo la madre para entregar la niña no están claras. Algunos allegados al caso afirman que la mujer que recibió la niña tenía las intenciones de trasladarla a otro país, pues sus facciones la ayudarían a entrar en la ilícita trata de personas, negocio que mueve millones de dólares y que deja miles de familias desoladas en todo el mundo.

Sin embargo, también se supo que la mujer recibió la niña porque no podía tener hijos, por lo que había decidido asumir el rol de madre. Aún se investiga al padre de la bebé, para suprimir cualquier sospecha que lo pueda involucrar al hecho.