Tres muertos y varios heridos dejan enfrentamientos de bandas en El Manteco

0
240

Eran aproximadamente las 9:00 de la noche del lunes cuando un enfrentamiento entre la banda «El Ciego» con la banda «Pata e’ Loro», produjo la muerte de tres sujetos en la calle Santa Teresa de la población El Manteco.

Los occisos fueron identificados como Marcos Ediberto Alcocer, de 22; Ramón García, de 46 años, y la identidad del tercero aún se desconoce.

Los familiares de Alcocer nunca se imaginaron que muriera en un tiroteo entre bandas delictivas. El occiso era un joven humilde, aferrado a sus valores y principios, profesional de las ciencias de enfermería y tenía aproximadamente un año laborando en el pequeño hospital de la población, según cuentan. Era egresado de la Universidad Nacional Experimental de las Fuerzas Armadas (Unefa) y esperaba un permiso del Ministerio de Salud para ir a Ciudad Bolívar a culminar su carrera profesional.

Añadieron que Marcos era un muchacho apreciado por sus amigos y vecinos, pues en el pueblo se dio a conocer por su sencillez y educación. No tenía vicios y nunca lo vieron en malos pasos. Los vecinos aseguran que nació bajo la crianza de sus padres, quienes siempre le mostraron el lado correcto de las cosas.

«Era un muchacho honesto, sencillo, con ganas de superarse y darle lo mejor al país. Son pocos los jóvenes como él que logran a corto tiempo lograr un título universitario. Por un simple error de cubrir una guardia nocturna, ya no está con nosotros».

HECHOS
De acuerdo a versiones de familiares, amigos y vecinos, Marcos había salido de su casa a trabajar y cubrir su guardia como era costumbre. Se fue en su moto, que había comprado en diciembre del año pasado con los ahorros de las utilidades. Sin embargo, la noche del martes nunca pensó que su vida acabaría, cuando una bala terminaría con su futuro y la felicidad de sus seres queridos.

El enfrentamiento entre las bandas «El Ciego» y «Pata e’ Loro» sucedió en el momento en que Marcos pasaba en su motocicleta y una bala perdida lo impactó. En el mismo hecho también falleció Jhosmar Ramón Díaz, de 46 años, quien se dedicaba a la minería desde hacía un buen tiempo.

Aún se desconoce la identidad del tercer fallecido, pues los familiares no han llegado a reconocer el cadáver.
Presuntamente, estos dos últimos también pagaron por inocentes, por andar cerca del lugar del enfrentamiento. Uno de los heridos era un oficial adscrito a la Policía del estado Bolívar (PEB), identificado como Aroldo Betancourt, quien presentó dos heridas de bala, en el pie izquierdo y la pierna del mismo lado. Fue trasladado hasta el hospital de Upata en la unidad de Patrulla 434. Actualmente se encuentra estable.

Con esta tragedia ocurrida en la llamada población de los «Tari Tari», los habitantes se encuentran consternados, pues hacía mucho tiempo que esto no ocurría. El asesinato del joven fue el impacto mayor para los pobladores de El Manteco.

PROTESTAS POR INSEGURIDAD

Luego de la muerte de estos tres ciudadanos, un grupo de pescadores, protestó a las afueras del comando de la Guardia Nacional de esta población, asegurando que la delincuencia reina en la localidad y los efectivos de seguridad no hacen nada para detenerla. Además de esta problemática, informó que en días recientes, los funcionarios de GNB le arrebataron los equipos de trabajo.

Betsi Ron expresó sentirse afectada por la situación y denunció que ella y sus compañeros se encuentran de brazos caídos porque no pueden trabajar. Aseveró que son 150 aproximadamente las personas afectadas por esta situación.
«Queremos que nos devuelvan nuestros equipos, ya basta de tantos abusos por parte de los efectivos policiales.
Ustedes deben encargarse de solucionar los problemas de seguridad en la zona y dejar de interrumpir el trabajo de quienes realmente quieren producir en el estado».