TRONCAL 10 “UNA GUILLOTINA”

0
225

Algunos conductores la «bautizaron» con el nombre terrorífico de «guillotina», otros la llaman «la carretera de la muerte», lo total del caso que hasta ahora la troncal 10, que comprende El Callao, Tumeremo – El Dorado y San Isidro; constituye una amenaza para todos los profesionales del volante y todo aquel que transite por esa arteria vial… ¿y sabe usted a qué se debe esa apreciación?, sencilla y llanamente al mal estado en que se encuentra dicha carretera… Para mejor ilustración de la presente Crónica, señalamos lo siguiente: muy cerca del puente Caballape existe un enorme hueco, muy parecido a un «aljibe». Pues, hace poco, un conductor no se percató de la existencia de ese solemne hueco, y clavó el «moño», cuyo resultado fue el destrozo de su único medio de ganarse la vida. Gracias al» Santísimo Sacramento» que no hubo pérdidas humanas que lamentar. La pregunta: ¿quién carajo le responde a ese conductor por los daños de su vehículo?…

CARRETERA TUMEREMO – EL DORADO – SAN ISIDRO»… ni hablar del «peluquín». La vaina continúa y el desastre se hace ley. Llegando al kilómetro 42, justamente frente a la comunidad indígena «San Flabiano», se ubica un gran hueco, el cual lo identificamos con la siguiente sigla: Tipo «B.M», cuyo significado es «Barranco Minero»….

ENTRADA A EL DORADO… Sí, allí mismo, llegando a la población de El Dorado, una bendita alcantarilla, ha colapsado. Ninguna institución le para «bola al problema». Entonces, continuaremos esperando, elevando votos a Dios para que no se produzca un accidente con nefastos resultados que lamentar. Entonces sí salen como una flecha a arreglar el problemita…. Ahora bien, si las carreteras, todas las carreteras, son administradas por las gobernaciones respectivas, ¿qué pasa? La Gobernación del estado Bolívar es propietaria y administradora de tres plantas de asfalto, ¿cuál es el problema de que no proceden de inmediato a reparar la Troncal 10? No se justica en lo absoluto que esa importante arteria vial que comunica a la Gran Sabana, y específicamente con la vecina República del Brasil, permanezca sumida en un total abandono, con riesgos de alta peligrosidad para todos los conductores que utilizan a diario dicha vía…

EL MISMO PROBLEMA… nos referimos a la carretera Tumeremo – San Martin de Turumban. El mismo «desastre vial», a pesar que recientemente mineros de la zona «Hoja de lata», con sus propios medios, arreglaron unos tramos…
pero qué va! El problema sigue latente. Esa carretera, por la cantidad de huecos, huequitos y huecotes, tiene un parecido al terreno lunar. La cantidad de cráteres son inmensos. Y es que el Gobierno nacional, muchos menos el regional, tiene interés de solucionar ese problema, ni siquiera toman en cuenta que esa carretera nos conduce al territorio en reclamación, una vía estratégica desde todo punto de vista, recordando que en la isla de Anacoco contamos con la presencia de componentes militares del Ejército y Guardia Nacional, guardianes de nuestra soberanía nacional…

IGUAL OCURRE con la carretera Tumeremo – Bochinche. Ya no se puede llamar carretera, es un camino de ruecas. Hay que recordar que esta vía comunica con el embalse San Pedro, El Campus- Escuela La Salle y el Fuerte Tarabay… AEROPUERTO DE TUMEREM0…. ¿Qué espera el Gobierno regional para que ese importante aeropuerto preste el servicio para el cual fue construido….? ¿O es que Tumeremo no merece tener un terminal aéreo? Recuerden que esta población, según los entendidos, la han denominado «la entrada del sur «; otros «el polo del sur». Sin embargo, no pareciera… y es que a Tumeremo le falta mucho para tener características de ciudad. Es lamentable reseñarlo pero es la pura verdad. No podemos caer en esos cuentos de camino…. Lo que falta es voluntad política, lo hemos dicho en reiteradas oportunidades, falta de voluntad política. No se pueda continuar hablando «chácharas» y cuentos de pajaritos preñados. Es necesario unir voluntades, que la sociedad civil impulse proyectos que beneficien y ayuden a sacar a Tumeremo de ese marasmo de problemas que cada día lo hunden en las profundidades del «olvido»…. La recuperación del aeropuerto constituiría algo fundamental para el desarrollo socioeconómico del municipio Sifontes y, por no decir, los demás pueblos que vecinos. Manos a la obra…

CEMENTERIO MUNICIPAL… la realidad no es otra que la construcción de un nuevo camposanto. El otrora ya no cuenta con un adecuado espacio. El otro, dizque nuevo, fue construido sobre un arenal. Construyen una fosa y se llena de agua. ¿La solución? Que algún consejo comunal se atreva a presentar un proyecto. Seria extraordinario…!
rafael.velazquez.a@gmail.com