Trump responsabiliza a juez si “algo (malo) sucede”

Tribunal de apelaciones mantiene suspensión de decreto migratorio

0
312

West Palm Beach.- Un tribunal de apelaciones infligió este domingo un nuevo revés a la administración del presidente Donald Trump, al negarse a  restablecer la aplicación del decreto migratorio que bloquea la entrada a Estados Unidos de los nacionales de siete países musulmanes.

El Departamento de Justicia había recurrido el sábado por la noche, ante el tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito, la decisión de un juez federal de bloquear la aplicación de este decreto, firmado hace ocho días por el presidente Donald Trump.

Tras la decisión de este domingo del tribunal de apelaciones, se mantiene suspendida la aplicación del decreto antiinmigración de Trump, que prohibía la entrada a Estados Unidos a los ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

En la decisión judicial se solicita a los estados de Washington (noroeste) y Minnesota (norte), que interpusieron la demanda contra el decreto de Trump, que suministren documentación en la que se detalle su oposición al recurso gubernamental antes de las 23H59 locales (lunes a las 07H59 GMT).

«No puede creer que un juez ponga a nuestro país en tal peligro. Si algo sucede, ténganlo por responsable, así como al sistema judicial. La gente afluye. Malo!», tuiteó Trump luego de un inhabitual silencio de casi 24 horas.

«He dado instrucciones al Departamento de Seguridad Interior de controlar a las personas que llegan a nuestro país. Muy atentamente. Los tribunales hacen la tarea muy difícil!», agregó.

«Bienvenido a casa» 

Los vuelos internacionales hacia Estados Unidos volvieron a aceptar a los nacionales de los siete países incluidos en el decreto, que también suspendía durante 120 días el programa de acogida de refugiados (y de forma indefinida en el caso de los sirios).

Kamal Fadlalla, un médico sudanés de 33 años, pudo volver el domingo a Nueva York tras estar varado durante una semana en Sudán luego de una visita familiar.

«Está bueno regresar», confió a la AFP en el aeropuerto neoyorquino JFK, donde fue acogido con carteles de «Bienvenido a casa».