UE y el FMI presionan

0
76

Atenas.- Con virulentas declaraciones y previsiones sombrías, la UE y el FMI irrumpieron con fuerza este jueves en el debate sobre el referéndum griego del domingo, en el que el gobierno izquierdista de Atenas se juega su supervivencia.

El presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, no se andó con rodeos y dijo esperar una victoria del «sí» el domingo, para que llegue al poder «un gobierno de tecnócratas» y termine «la era Syriza», el partido de izquierda del primer ministro Alexis Tsipras.

El ministro griego de Finanzas, Yanis Varoufakis, declaró horas antes que el ejecutivo podría dimitir si gana el ‘sí’ a las propuestas de los acreedores internacionales del pasado fin de semana. En lo personal, añadió que «dejará de ser» ministro si el ‘sí’ se impone.

La campaña causó además una primera fisura en la coalición de gobierno entre Syriza y la derecha soberanista Griegos Independientes (ANEL). Un diputado de este último, Constantinos Damavolitis, fue excluido de su grupo parlamentario por pronunciarse en favor del «sí».

«Estamos en guerra y no tendremos indulgencia. Quienes no soporten la guerra, que se vayan», dijo el líder de ANEL y ministro de Defensa, Panos Kammenos, para justificar la decisión.

Los mercados internacionales y los acreedores del país (Fondo Monetario internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea) esperan ansiosos el resultado del referéndum.

Este jueves, el país vivió el cuarto día de control de capitales, con un tope de retiro en efectivo en los cajeros automáticos de 60 euros por día y persona.

Los bancos cerraron el lunes pasado y debían permanecer así hasta el 6 de julio, al igual que la bolsa de Atenas.

El miércoles sin embargo abrieron para que pudieran retirar dinero los jubilados sin tarjeta de crédito, y este jueves tres entidades (Banco Nacional de Grecia, Banco del Pireo y Alpha) abrieron también sus ventanillas a los clientes que quieran depositar dinero o efectuar pagos dentro de Grecia.