Ultimado dentro de su casa

0
159

Jhoner Alejandro Romero, de 24 años, dormía con su esposa Carolina Tapique, cuando varios sujetos entraron por la fuerza a su casa y le dispararon. El suceso ocurrió en el barrio Chino, ubicado en la UD-338 de Puerto Ordaz, lugar donde está ubicada la vivienda de Romero, a quien le propinaron dos impactos de bala que quedaron alojadas en la frente y en el hombro derecho.

Carolina relata que el hecho ocurrió a las 12:40 de la medianoche aproximadamente, «estaba oscuro todavía, no veía cuántos ni quiénes eran. Tocaron la puerta de la casa y cuando abrí me pidieron que saliera, entraron y lo único que escuché fueron los disparos».

FAMILIA ENLUTADA

Mientras que el cuerpo de Jhoner Romero permanecía tendido en la habitación esperando la llegada de los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc), su madre, Yamaira Romero, lloraba desconsoladamente la pérdida de su hijo en estas circunstancias.

«Yo me lo llevé el fin de semana a mi casa en San Félix y él me dijo que debía regresar porque el lunes iba a trabajar. Mi hijo era un muchacho tranquilo, no se metía con nadie y lo único que le gustaba era trabajar para su esposa».

Su mamá aseguró que Romero trabajaba como latonero en varios sectores de la ciudad, nunca lo vio acompañado por gente extraña, más bien era hogareño y le gustaba compartir mucho con su familia.

TRES MESES EN EL SECTOR

Los vecinos de Romero explicaron que el ciudadano tenía tres meses viviendo en el sector y dieron fe de que no andaba en «malos pasos», todo lo contrario, muchos de los moradores lo querían y apreciaban por su dedicación al trabajo.