Ultiman a funcionaria de la PEB y atrapan a los culpables

0
343

Una funcionaria de la Policía del Estado Bolívar (PEB), fue ultimada la noche de este jueves en la población de Upata, municipio Piar.

Mariangel Rivas, de 23 años, compartía junto a sus familiares en la plaza El Soldado frente a la tasca El Araguaney de esa localidad. Eran las 10:00 de la noche y todo transcurría en completa normalidad, sin embargo, minutos después el lugar se teñiría de sangre.

Fuentes que presenciaron el hecho indicaron que dos sujetos a bordo de una moto interceptaron a la fémina, momento en el que el parrillero sin mediar palabras desfundó su arma y la accionó en una oportunidad hacia el estómago de la mujer.

Luego del disparo, Rivas intentó correr para salvar su vida, pero nuevamente el delincuente le disparó con dirección a la espalda, provocando que se desplomara en el suelo; indefensa y agonizando, su cuerpo recibió dos disparos más. Tras perpetrar el crimen el par de antisociales se dieron a la fuga.

Una de las personas que estaban en el lugar trasladó a la mujer hasta el hospital del pueblo para ser atendida, el intento fue fallido pues ya había quedado sin signos vitales.

Al parecer el criminal que puso fin a la vida de la PEB, fue señalado por algunos testigos como «Nerón», quien responde al nombre de Yosmar José Martínez González, de 23 años. Bajo estas señalaciones, funcionarios de la brigada motorizada del CCP Upata armaron un despliegue policial por los sectores de esa localidad en busca del antisocial.

Este viernes en horas de la mañana, en el sector Manuel Carlos Piar, fue capturado «Nerón» y su compinche Víctor José Briondo Arbeláez, de 23 años, quienes estaban escondidos en la vivienda donde residían.

VENGANZA

Tras una investigación se conoció que «Nerón» hace varias semanas había amenazado de muerte a la mujer, aparentemente porque un amigo de él había muerto en un enfrentamiento con las autoridades, y aunque ella no participó en el acontecimiento, fue sentenciada por andar con ellos en una patrulla policial.

Martínez y Briondo pertenecen a la banda de «El Pollo», la cual opera en la población de El Manteco y que además está involucrada en múltiples homicidios de ese municipio.

Mariangel Rivas estaba adscrita al CCP Guaiparo de San Félix, pero tenía su domicilio en Upata; no estaba casada ni deja hijos en estado de orfandad.