Un empleado de confianza y un vecino planificaron homicidio de un transportista

0
5205

Por el homicidio del transportista Grevel Rafael Rojas de 71 años de edad, fueron privados de libertad dos jóvenes.

La investigación del CICPC determinó que los homicidas son Diego Urbáez Rodríguez (22), quien era trabajador de confianza de la víctima y Vikmer Ortiz Centeno (19), vecino.

En la audiencia de presentación realizada este pasado miércoles 6 de octubre en el Palacio de Justicia de El Tigre, el fiscal Julio Aguilar representó a la Fiscalía 14, e imputó tres delitos: Coautores del homicidio calificado por motivos fútiles e innobles, robo de vehículo y asociación para delinquir.

La juez de Control N° 3 de El Tigre, abogada Vanessa Jiménez, acordó lo solicitado por el Ministerio Público y ordenó el Centro Agroproductivo de Barcelona como sitio de reclusión, conocido como cárcel de Puente Ayala .

De forma extraoficial se supo que los sujetos asesinaron a Rojas «en su residencia, golpeándolo con un tubo en la región cefálica». El cuerpo lo montaron en su propio autobús marca Encava, modelo 610A, color azul, año 2006, placa 30AA76A hasta una propiedad del suegro de Urbáez, en el sector La Concordia del municipio Freites.

Fuentes relacionadas al caso indicaron que los homicidas pretendían comercializar las partes del autobús, plan que luego cambiaron por falta de implementos. Finalmente incineraron el vehículo y el cuerpo para eliminar evidencias. Como el cuerpo del transportista no se redujo a cenizas en el tiempo estimado, decidieron enterrar sus restos.

Los restos del señor Grevel fueron hallados el sábado 2 de octubre. Era conductor de la línea de transporte «Divino Niño», que hacía la ruta El Tigre – Guanipa. Armando Gruber