Un mundo perdido en lo alto del Roraima

0
119

Si la diversidad a nivel del suelo en el Parque Nacional Canaima, en el estado Bolívar, sorprende, no será menos lo que queda por encontrar en lo alto de los tepuyes. Como si fuera un mundo perdido, los tepuyes dispersos en gran parte en Canaima, constituyeron un ambiente ideal para el desarrollo de formas evolutivas únicas. Las elevaciones son calificadas a menudo como «las Galápagos de tierra firme», un sitio tan particular, que hace que la mayoría de los seres vivos presenten adaptaciones especiales para sobrevivir. El Tepuy Roraima, por ejemplo, fue el que inspiró a Arthur Conan Doyle para su novela «El mundo perdido», y tiene singularidades como la de la imagen compartida. Investigadores han descubierto cientos de elementos interesantes en este escenario nacional que está ubicado a tan solo unas horas de Ciudad Guayana.