Una nueva exhibición de Messi elimina al Lyon y mete al Barcelona en cuartos de Champions League

0
508

Madrid.- Una nueva exhibición del atacante argentino Lionel Messi, que marcó dos goles y dio dos asistencias, eliminó al Olyimpique de Lyon y metió al FC Barcelona en cuartos de final de la Champions League tras vencer este miércoles al equipo francés por 5-1.


Porque Messi, siempre Messi, es ahora mismo la principal razón por la que el equipo azulgrana sigue vivo en la competición de clubes más prestigiosa del mundo.
En el partido de ida jugado el 20 de febrero, ambos equipos empataron sin gol.
La primera parte fue un calco de la mayor parte de partidos que el Barcelona ha jugado en su casa esta temporada ante equipos de menor entidad, como el Olympique de Lyon: divaga, contemporiza, mide a su rival y finalmente lo acaba aplastando por el propio peso que otorga tener jugadores de mayor nivel.
Se adelantó pronto el Barcelona con un penalti transformado por Messi en el minuto 16 después de que el árbitro decretase pena máxima en una jugada en la que Luis Suárez pisó a un rival y se dejó caer después.
El sistema de videoarbitraje (VAR) dio razones a los que piensan que es un mecanismo imperfecto e incomprensiblemente no solo no corrigió la primera decisión del colegiado, sino que la avaló.
Tras el gol siguió sesteando el Barcelona, sin mucho que ofrecer a su público, consciente de su superioridad. En esas estaba el Camp Nou hasta que Suárez se giró en la frontal del área y le brindó el 2-0 a Philippe Coutinho en el minuto 30.
La ventaja no cambió nada para los azulgrana ni tampoco para el Olympique, que daba la sensación de aceptar la superioridad del rival y el resultado como un castigo menor.
Sin embargo, en el minuto 57, el fútbol reivindicó su condición de arte incomprensible y en un barullo en el área provocado por una falta lateral, Lucas Tousart puso el 1-2 en el marcador y el miedo en el Camp Nou, que comenzó a recordar pesadillas recientes en Champions League como la del año pasado en Roma.
No hubo reacción francesa porque el de siempre, Leo Messi, tocó a rebato y se multiplicó: robó balones, los distribuyó y en última instancia los finalizó, como en la gran jugada con la que puso el 3-1 en el minuto 77 y certificó su doblete.
Tampoco se descompuso en exceso el Barcelona, que mejoró ostensiblemente con las entradas de Vidal por Arthur y de Dembelé por Coutinho.
Esos cambios, que en un primer momento pueden parecer naturales, otorgan al cuadro de Valverde un fondo de armario que en años anteriores no tenía y que este año pueden marcar la diferencia en su asalto a la Champions.
Mientras tanto, Messi siguió con su recital y en el 81′, con el Lyon lanzado al ataque, le brindó el gol en bandeja a Gerard Piqué, ya confirmado sin ninguna duda como el mejor defensa de la temporada en España.
El equipo francés sacó la bandera blanca, pero la ambición del argentino no conoce de treguas y en otro contraataque de los que no hace mucho sonaban extraños en el Camp Nou, brindó la pelota a Dembelé para poner el 5-1 en el 85′ y cerrar definitivamente la eliminatoria.
La clasificación del Barcelona le consolida como el único equipo español en liza tras las eliminaciones en esta ronda de Real Madrid y Atlético, pero abre un par de incógnitas de cara a la siguiente ronda.
Las dudas pasan por saber cómo reaccionará el Barcelona cuando se enfrente en el torneo a equipos de su nivel y, sobre todo, si Messi será capaz de aparecer cuando su equipo más le necesite, después de unos años en los que el argentino no ha brillado en los momentos críticos.
El equipo español conocerá su rival en cuartos de final y unas hipotéticas semifinales en el sorteo que se celebrará el viernes en la ciudad suiza de Nyon. Xinhua