Era una tragedia “pronosticada”, dicen sobrevivientes de Mocoa

0
380

Mocoa.- Esta tragedia “estaba pronosticada” desde hace “mucho tiempo”, afirma Wilson Chilito, con las botas llenas de lodo, mientras ayuda a familiares a embalar sus pertenencias para irse de San Miguel, uno de los barrios arrasados por la avalancha en Mocoa, sur de Colombia.

Hoy más de 200 muertos enlutan a esta ciudad amazónica. Para este joven, de 22 años, se cumplieron los rumores fatídicos que se repetían desde hace año y medio, pero que todos tomaban “con recocha” (en broma).

Todavía no sabe si perdió cuatro o cinco familiares en el lodazal, incluidas su madrastra y su hermana. El sobrevivió porque se subió al techo de una vivienda donde ve pasar “gente, neveras y casas” completas, desde que comenzó la tragedia, el viernes en la noche.

Pero Chilito no es el único en San Miguel en repetir esta historia: Elimelec Vargas, también de 22 años, dice que el desborde de los tres ríos tras torrenciales lluvias en Mocoa “ya estaba predicho”.

“Hay un documental que habla de que esta era, fue, una zona de riesgo”, dice Vargas, incapaz referirse en presente al lugar que le vio crecer desde los 10 años, cuando llegó con su familia desplazado por la violencia del conflicto armado de más de medio siglo en Colombia.

“Perdimos todo”

Henry Orado, de 45 años, no podría ni siquiera plantearse la idea de volver a su casa, en la que quedó un cuadro colgado sobre una pared verde y poco más. “Perdimos todo, todo, todo, vine a rescatar siquiera un saco”, dice Orado, intentando lavar un suéter y una camiseta de fútbol en el caudal enlodazado.