Uruguay considera «inamistosas» afirmaciones del presidente Maduro

0
129

Montevideo.– El gobierno uruguayo consideró el miércoles «inamistosas» las afirmaciones del presidente venezolano Nicolás Maduro, quien tildó de «cobarde» -sin mencionarlo expresamente- al vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, un día antes de una reunión de cancilleres de Unasur en Montevideo.

En un comunicado, la cancillería expresó su «malestar» e indicó que convocó este miércoles al embajador venezolano en Montevideo «a efectos de hacerle saber que considera inamistosas dichas declaraciones, ya que afectan no solo a la persona a la que están dirigidas sino a la investidura que representa».

El vicepresidente uruguayo Sendic, que asumió el cargo el 1 de marzo, había dicho el 3 de marzo a periodistas que no tenía elementos para acompañar a Maduro en la afirmación de que existen injerencias externas en Venezuela.

En la noche del lunes Maduro dijo en cadena de televisión que «un amigo en el sur, un gran amigo, que tiene un buen cargo en el gobierno, declaró que no le constaba la injerencia de Estados Unidos sobre Venezuela».

«Qué vergüenza esa declaración», indicó. El expresidente Hugo «Chávez me decía: ‘Tranquilo, Nicolás, que el mundo está lleno de cobardes’. Cuando por allá salió un cobarde, a tratar de ganar indulgencia con los gringos», añadió.
Sendic -que durante el gobierno de José Mujica (2010-2015) presidió la estatal petrolera Ancap- dijo el miércoles al diario El Observador que se sintió aludido por esas afirmaciones y que al mandatario venezolano «le falta información».

La tensión entre los dos países ocurre un día antes que tenga lugar en Montevideo una reunión extraordinaria de cancilleres de Unasur «para que todos los países de la región puedan contar con la mayor y mejor información disponible para efectuar evaluaciones con objetividad y con la prudencia que estas delicadas cuestiones requieren», según Uruguay.

LLAMADO AL DIÁLOGO

En el comunicado del miércoles, la cancillería uruguaya ratifica «su firme apego al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, a la democracia, a la protección de los Derechos Humanos y al respeto de las garantías del debido proceso».

En ese sentido, «alienta a un pronto restablecimiento del diálogo político en Venezuela y manifiesta su deseo que la situación vuelva a la normalidad en el más breve plazo».