Vacunas chinas contra Covid-19 responden urgencia de países latinoamericanos

0
673

BEIJING.– Con la llegada de un lote de vacunas de la farmacéutica china Sinopharm a Georgetown, la capital guyanesa, el 2 de marzo, las vacunas chinas contra la Covid-19 están ya en 10 países en América Latina y el Caribe para contribuir a controlar la propagación local de la pandemia.


Esto ocurre en un tiempo crucial para la región latinoamericana, donde se percibe un rebrote epidémico en muchos países.
Según estadísticas de las autoridades sanitarias, la región registraba hasta el 3 de marzo más de 21 millones de casos confirmados de Covid-19 y más de 687.000 muertes por la enfermedad.

En Brasil, el país con mayor número de contagios en Latinoamérica, los fallecimientos diarios batieron durante dos días consecutivos su récord, con 1.641 el 2 de marzo y 1.910 el 3 de marzo, de forma que el total de muertes se elevó a 259.271.

Cuba sufrió en febrero el mes con el mayor número de muertes por Covid-19 desde la aparición del coronavirus SARS-CoV-2 en el país caribeño.
En los últimos cuatro días de ese mes, Chile experimentó un auge de contagios de Covid-19, con más de 4.000 casos confirmados a diario.

Ante una agresiva segunda ola de contagios, muchos países de la región han prolongado e incluso intensificado sus medidas de control epidémico.
La situación en Brasil ha colapsado el sistema sanitario en muchas de las capitales regionales, lo que ha obligado a las autoridades locales a endurecer las medidas de restricción y el aislamiento social.

Mientras tanto, Argentina anunció la extensión del distanciamiento social, preventivo y obligatorio (Dispo) hasta el próximo 12 de marzo.
La vía para solucionar el problema de manera estructural es, en cualquier caso, a través de las vacunas.

Pese a la gran demanda en todo el mundo y la relativamente insuficiente oferta, China ha logrado suministrar vacunas a varios países de América Latina.
Recientemente, jefes de Estado y altos funcionarios de la región dieron la bienvenida a las vacunas chinas en los aeropuertos, donde pronunciaron discursos en que destacaron el papel positivo de esos preparados para inmunizar a los pueblos y expresaron su agradecimiento y amistad al país asiático.

“Estas son vacunas de Sinovac que vienen de la República Popular China y que llegan también para ser desplegadas en todo el territorio nacional. Nos entusiasma que siguen llegando las vacunas al país, que siguen adelantándose una distribución”, dijo el presidente colombiano, Iván Duque, al recibir la llegada de vacunas chinas el 20 de febrero.

El 23 de febrero, un lote de vacunas de Sinopharm llegó a la República Dominicana y fue recibido por una delegación oficial encabezada por la vicepresidenta del país, Raquel Peña.
“La llegada de este importante lote de vacunas contra la COVID-19 va a fortalecer el ya iniciado plan nacional de vacunación, y con ello a traer paz, esperanza y tranquilidad a la familia dominicana”, manifestó Peña.

A medida que avanza el trabajo de vacunación, cada vez más personas en América Latina, desde presidentes hasta gente común y corriente, han expresado su confianza en las vacunas chinas y las han elogiado.
El 9 de febrero, el presidente peruano, Francisco Sagasti, recibió la primera dosis de la vacuna de Sinopharm en Lima y dijo que las vacunas construyen la mejor protección contra la infección por el nuevo coronavirus y animó a todos los peruanos a vacunarse.
“Estamos absolutamente seguros que todos los peruanos y peruanas pondrán el hombro por Perú a la hora de vacunarse. Vacunémonos todos, es lo mejor que podemos hacer, por nosotros”, expresó.
El presidente chileno, Sebastián Piñera, recibió la primera dosis de la vacuna de Sinovac el 12 de febrero en la región sureña de Los Ríos de Chile y afirmó que “esta vacuna es segura, es eficaz”.

Llamó a los ciudadanos a formar parte del proceso de vacunación porque “es una esperanza de que vamos a recuperar nuestras vidas, vamos a poder volver a abrazar a nuestros seres queridos, vamos a poder reemprender nuestros proyectos de vida”.

En la municipalidad mexicana de Ecatepec, Carmen Santillán, una mexicana de 74 años en silla de ruedas, recibió el 22 de febrero una dosis de la vacuna de Sinovac. Manifestó su entusiasmo por saber que la vacuna le devolverá tranquilidad a su vida después de estar casi un año encerrada en su casa protegiéndose de la pandemia.

El alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, detalló que más de 4.000 personas habían atendido ese mismo día el llamado para vacunarse y afirmó que la respuesta era muestra del interés de la población por la vacuna china. Xinhua