Vamos mal, pero podemos estar mejor (I)

0
57

Haciéndole seguimiento a las noticias que se emiten desde Venezuela, he recordado un viejo libro, escrito en 1988 por Arturo Ochoa Benítez (VEN), el cual lleva por título «La Cultura Folclórica del Venezolano y de las Instituciones Públicas». En él se expone una serie de argumentos sobre nuestro comportamiento, de cara a lo social y cultural, denotando un problema de base que se remonta a los tiempos de la colonia y de la propia independencia.

Los mesianismos latinoamericanos, la cultura autoritaria de los uniformados, la corrupción como vía para alcanzar «más rápidamente» los bienes de fortuna y la crisis de valores, no son culpa exclusivamente, ni de Chávez, ni de los adecos y copeyanos, refiriéndome a los principales partidos que dominaron la esfera política de la Venezuela contemporánea.

Bien podríamos decir, por mero reduccionismo, que todos los males son producto del actual sistema de valores y de aquellos que tienen como responsabilidad el control del poder central. Claro está, acoto, que con el gobierno de turno la crisis moral se ha evidenciado con un marcado acento en la deformación de las creencias y modos de ser, en el desmontaje de las estructuras que predominaron para crear un je ne sais quoi que nunca terminó de funcionar.

También es cierto que hubo mucha gente excluida, que según el propio Ochoa Benítez ha sido un presente continuo registrado desde que se tiene data. Gente que a inicios del gobierno de Chávez, por ejemplo, comenzó a sentir que su voz se escuchaba, que sus reclamos eran tomados en cuenta. Lamentablemente hoy es otra la realidad, la que dejó en evidencia una supuesta «inversión social» con el único propósito de permanecer en el poder el mayor tiempo posible, cosa que al parecer les funcionó.

Ese tipo de inversiones no fueron coherentes, entre la corrupción y la pésima gerencia oficialista. En poco más de 15 años el país se fue carcomiendo cual enfermo terminal, pese a haber contado con el mayor cúmulo de riquezas de toda su historia, tanto así que casi era literal la famosa frase «nadábamos en dólares».

Hoy día, un altísimo porcentaje de todo ese gasto público queda reflejado en el mal sabor de boca de cientos de empresas expropiadas –y arruinadas– por el régimen, de construcciones que quedaron a medio camino en el mejor de los casos, de hospitales, escuelas y centros asistenciales inoperantes. Lo único que puede reflejar realmente la inversión de este gobierno son las grandes mansiones y propiedades ubicadas en las mejores zonas del país y que, por supuesto, están en manos de funcionarios públicos y testaferros. Pero tal como lo comentó en su momento Ochoa y lo suscribe el propio paso de la historia, esta tendencia ha pasado, tristemente, de generación en generación.

Sin duda alguna nuestro esquema mental ha sido expuesto a un modelo deformado, que no llega a tener nombre propio pero que ha hecho mucho daño a nuestros pueblos, dejándonos atrás y muy mal parados. Pareciera que ese sincretismo expuesto por Gabriel García Márquez en su artículo «Estas navidades siniestras» (1988), se puede aplicar perfectamente a lo que se expone en estas breves líneas. Y es que terminamos siendo algo que nunca quisimos ser, como una especie de «Frankenstein social», y sin muchas ventanas visibles que demuestren cambios significativos.