Venezuela opta por la diplomacia al sustituir polémico decreto

0
109

Caracas.- La decisión del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de sustituir el decreto 1787, que apuntaba a ejercer soberanía en aguas en litigio con Guyana y Colombia, supone una «rectificación» que vuelve a poner el tema en el terreno diplomático, señalaron analistas a la AFP.

«Es una rectificación de lo que Venezuela había expresado a través del decreto sobre las zonas de seguridad marítima», dijo Carlos Romero, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Central.

Maduro expidió el decreto 1859 casi un mes después de que la petrolera estadounidense Exxon Mobil reportara un hallazgo significativo de petróleo en aguas en disputa con Guyana, como parte de una concesión realizada por Georgetown a 200 km de sus costas.

En su discurso ante la Asamblea legislativa la noche del lunes, Maduro anunció el reemplazo del documento con el que se atribuía tal jurisdicción, delimitando cuatro zonas operativas para reforzar la defensa del país, lo que abría la posibilidad de efectuar patrullajes.

Romero considera que lo adelantado por Maduro implica un giro a la diplomacia con respecto al enfoque «militarista» del primer documento, que generó protestas de Guyana y Colombia.

«Reafirma el compromiso histórico de Venezuela de buscar mecanismos de carácter diplomático en el marco del derecho internacional: en el caso de Guyana la ratificación de Venezuela de la vigencia del acuerdo de Ginebra y en el caso colombiano la ratificación de seguir negociaciones de carácter binacional», indicó.

VÍA DIPLOMÁTICA

Para el internacionalista Pedro Niken, Maduro «pasó de la inacción completa a la bravuconada», y ahora a la diplomacia, un comportamiento errático derivado del «desinterés» del chavismo en particular por el diferendo con Guyana.

«Si estuviéramos en Estados Unidos parece que hubiera pasado del Pentágono al Departamento de Estado, de una posición militar a un punto en que se da cuenta que es necesario regresar a la vieja y noble diplomacia para tratar de enderezar los entuertos», sostuvo.

Poco después del anuncio de reemplazar el decreto, el presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo en Twitter que era «otra prueba de que diplomacia y diálogo funcionan».

De hecho, Maduro llamó a Santos a «mantener las mejores relaciones de respeto al derecho internacional», así como el diálogo y la cooperación.

No así al mandatario guyanés, David Granger, al que acusó de hacer declaraciones «altamente ofensivas» contra Venezuela, por lo que llamó a consultas a su embajadora en Georgetown, Reina Arratia, y ordenó una revisión total de las relaciones con ese país.

Maduro fue enfático en que Venezuela no renunciará a sus «derechos» en el Esequibo e insistió en considerar «írrito» el laudo de 1899.

GRANGER REPLICA

«No me sorprendo de eso, porque él está confrontando el rechazo de su decreto por la Comunidad del Caribe entera, de modo que él sólo está incrementando el aislamiento de su gobierno en la región» dijo Granger, citado por el servicio privado de información Demerara Waves, de Guyana, poco después de la intervención de Maduro en la Asamblea sobre el tema Guyana.

Granger expresó su decepción porque el presidente venezolano «optara por ser más confrontacional» en relación al decreto 1787, que pretende unilateralmente extender la frontera marítima de su país hacia el este hasta tomar todas las aguas atlánticas de la región del Esequibo, destacó la información.

«En vez de ser más amigable y más conciliador aceptando el veredicto de la comunidad del Caribe, él se ha comportado de una manera que eleva las tensiones y agrava las ya pobres relaciones entre Venezuela y la Comunidad del Caribe», dijo Granger, siempre según DemeraraWaves.

Granger dijo que Nicolás Maduro, al contrario de su predecesor Hugo Chávez, aparentemente tiene más intenciones de violar el espíritu bolivariano.

«Guyana tiene el derecho de su lado y nosotros somos las víctimas de la agresión», afirmó Granger.

ARROZ DEL ESEQUIBO

Guyana afirma poseer 80 mil hectáreas (200 000 acres) de cultivos de arroz, y los expertos afirman que la mayor parte se encuentra en el territorio en reclamación.

Venezuela representa el 30 % de las exportaciones de arroz guyanesas. En 2009, el país suscribió un acuerdo en el que compra miles de toneladas del cereal del tipo Paddy a cambio de petróleo. Venezuela le paga a Guyana el arroz por encima de los precios del mercado. El 9 de marzo, el Gobierno suscribió un acuerdo para comprar arroz guyanés por $120 millones. En 2014, ese mismo pacto fue por $130 millones para adquirir unas 200 000 toneladas del cereal.

«El envío de arroz a Venezuela en el marco del convenio de Petrocaribe llega a su fin este año (…) Estamos participando a Venezuela para ver si es posible extenderlo», declaró en junio de este año el ministro de Estado guyanés, Joseph Harmon.

«Se nos ha informado de que hay otros países del continente que están pujando para apoderarse del mercado de arroz en Venezuela. Pero confiamos que dado al largo tiempo en el que hemos estado enviando arroz a Venezuela, ellos podrían estar acostumbrados a nuestro producto y somos capaces de negociar un nuevo acuerdo a largo plazo con mejores posibilidades», agregó.

El año pasado Guyana produjo 600 000 toneladas de arroz y proyecta producir más de un millón de toneladas en 2015.

El compromiso de mantener negociaciones bilaterales con Venezuela se produce en momentos en que otras naciones sudamericanas están mirando el mercado venezolano, y en los que la industria del arroz no está en su mejor momento por la caída de los precios en el mercado internacional, que Venezuela paga en condiciones ventajosas, refiere Demerara Waves.

Harmon también se refirió a algunas cuentas. Informó que el Gobierno de Guayana debe encontrar 15 millones de dólares para pagar a los productores de arroz las cosechas anteriores, porque el fondo creado para manejar esos recursos «está pelado».

Por su parte, el presidente de Asociación de productores de Arroz de Guyana, Leekah Rambrich, dijo en marzo de este año que aunque hay plenos mercados para el cereal guyanés los precios pagados por otros clientes no son tan lucrativos como los que ofrece Venezuela.

Sólo en 2012, Venezuela suministró a Guyana 6,9 mil barriles diarios de crudo. En compensación de la factura petrolera, Venezuela recibió ese año del gobierno guyanés productos como arroz blanco (66 143 toneladas métricas) y arroz paddy (146 141 toneladas métricas).

FIRMEZA DE LA DEFENSA

La canciller de la República, Delcy Rodríguez, manifestó este martes que el Gobierno defenderá con firmeza la soberanía e independencia de Venezuela frente a las pretensiones de naciones imperialistas, que buscan apoderarse de territorios que históricamente pertenecen a la patria de Bolívar, como es el caso del Esequibo.

«Defenderemos con firmeza derechos de Venezuela frente a pretensiones de centros imperiales y sus agentes internacionales #ElEsequiboEsNuestro», manifestó Rodríguez a través de su usuario en la red Twitter, @DrodriguezVen.

Destacó que el presidente Maduro «hizo historia frente a la reclamación del territorio Esequibo» y que con dignidad y valentía «defendió nuestros derechos».

«Que ningún factor económico, financiero, mediático o potencia extranjera se equivoque con Venezuela: somos Patria de paz y amistad», escribió Rodríguez en la red social.