“Venezuela parece un carro chocón”

0
114

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, señaló que «apresar a los dirigentes opositores puede desviar momentáneamente la atención del problema económico pero solo lo empeorará».
A través de su cuenta en Twitter, @luisvicenteleon, rechazó «las acciones radicales, vengan de donde vengan. Solo se pueden rescatar equilibrios respetándonos y actuando en democracia».
«El Gobierno cruza una nueva frontera hacia la radicalización política e intenta enviar un mensaje contundente de poder represivo. Las acciones de radicalización intentan construir un mensaje que atemorice a quienes podrían proponer protestas masivas en medido de la crisis», agregó.
Sostuvo que «apresar adversarios deteriorará mucho más la imagen internacional del Gobierno, pero desvía la atención interna frente a la crisis económica» y añadió que «el país está hablando del tema político, donde el Gobierno siempre tiene margen de maniobra, abandonando el tema económico que lo devasta».
«Se esperaría que el Gobierno aprovechará su radicalización para buscar acercamiento con empresarios, pero el discurso fue contrario. Una vez abierta a la estrategia de radicalización política del Gobierno, se puede esperar que avance mucho más que lo visto hasta ahora», manifestó.
León cree que «es probable que la comunidad internacional reaccione más contundente que en episodios políticos previos. Esta mucho más sensible. En el medio de la crisis económica que vive el país, la reacción política del Gobierno solo viene a empeorar los escenarios».
«Venezuela parece un carrito chocón, que se da contra imperios, vecinos, ONG’s, organismos internacionales, políticos, empresarios y marcianos. La radicalización política era un escenario probable en la medida en que la situación económica del país se complica. Es obvio que el Gobierno es hipersensible a cualquier movimiento político o liderazgo que pueda tomar ventaja circunstancial de la crisis».
Igualmente dijo que «lo que estamos viendo es que el Gobierno se coloca en lo que él entiende como ‘modo anti golpe’. Es probable que el Gobierno avance en sus mensajes de fuerza y control por lo que el apresamiento del alcalde (Antonio) Ledezma no será un hecho aislado».

SE PULVERIZA LA CONFIANZA
Luis Vicente León explicó que «el discurso del presidente Maduro no se limitó a la radicalización política, sino arremetió también contra el sector empresarial. Estas acciones y las amenazas pulverizan los pocos niveles de confianza de inversionistas. Es obvio que el país entra en una fase distinta de la revolución. Más radical y por ende peor».