VII Encuentro Nacional de Educación Privada 2015

0
76

En el Club Ítalo Venezolano de Guayana se dieron cita más de 200 personas, entre ellas docentes, oradores y demás profesionales preocupados por los hechos de violencia que ocurren actualmente en los planteles educativos.

Uno de los temas principalmente analizados, fue el abuso y acoso escolar en Ciudad Guayana, temas poco tratados en los colegios de la zona. Muchos asistentes al evento aseguraron que la situación cada día es más evidente.

Para nadie es un secreto que dentro de las aulas de clases existen niños acosados que por alguna razón sufren diariamente la exposición a la humillación, socavación e incluso intimidación.

Estos niños presentan, según los profesionales de la educación, un cuadro de disminución en su autoestima, bajo rendimiento en sus deberes escolares, pérdida de clases y desánimo en las actividades escolares.

Para la licenciada Nancy Gómez, encargada de este evento preventivo, muchos de los jóvenes que actualmente cursan las distintas etapas del ciclo básico y diversificado sufren violencia por sus compañeros.

«En la mayoría de los planteles educativos esta realidad ocurre, muchos docentes se dan cuenta y tratan de resolver la situación con los padres, pero lamentablemente ellos no tienen los valores suficientes para aportarle a sus hijos una base sólida de principios», expresó.

Gómez asegura que las bases familiares en los hogares venezolanos están debilitadas, los valores y principios no son parte de la formación de los jóvenes, obligando a los docentes a cumplir el rol de padre y madre.

Uno de los ponentes expresó que comúnmente los docentes caen en el error de cumplir funciones ajenas a su cargo, como el de padre, madre o amigo. «El maestro debe entender que el alumno siempre será el alumno, no pueden tildarlo como hijo o amigo porque el objetivo de enseñar se desviará».

Gómez enfatizó que la función del maestro es enseñar a desarrollar los hábitos y valores que son creados desde casa y si esta carece de estos principios, entonces los colegios, especialmente los educadores, tienen una difícil labor.

DROGAS: UN VICIO TERMINAL

En este evento no solamente se analizaron las situaciones de violencia escolar, sino también el consumo de drogas en los planteles educativos. Uno de los docentes expuso el caso de un joven que aparte de consumir también vendía estas sustancias a sus compañeros, esta lamentable situación salió a la luz tiempo después, los docentes no entendían cómo un niño que obtenía excelentes calificaciones consumía y vendía este tipo de estupefaciente.

EDUCACIÓN «CHUCUTA»

Hoy en día en Venezuela la educación carece de la promulgación de valores y principios morales. El enseñar por inculcar conocimiento científico no es suficiente, el contexto de violencia actual distrae el objetivo central del docente, y los niños pierden valiosa formación ciudadana que los podría convertir en forjadores de las buenas costumbres.