Zimbabue pide juzgar al cazador que mató al león Cecil

0
145

Cecil, macho dominante del parque, destacaba por su melena negra poco común y era objeto de una investigación científica sobre la longevidad de los leones de la universidad británica de Oxford, que lo equipó con un collar de seguimiento.

Walter Palmer, un acaudalado dentista estadounidense que mató al león más famoso de Zimbabue, dijo que fue engañado por sus guías locales y que pensaba que estaba cazando dentro de la ley.

«Pedimos a las autoridades competentes su extradición a Zimbabue para que pueda ser juzgado por las infracciones que ha cometido», declaró la ministra de Medio Ambiente de Zimbabue, Oppah Muchinguri.

Lamentó que Palmer no hubiera podido ser detenido en territorio zimbabuense, pues cuando estalló el escándalo «ya había desaparecido rumbo a su país de origen».

NO HICE NADA MALO

El cazador profesional, Theo Bronkhorst, que acompañó a Palmer durante la cacería, dijo este viernes en una entrevista con la AFP que no hizo nada malo.

«No creo que faltara a ninguno de mis deberes, fui contratado por un cliente para organizar una cacería y disparamos a un viejo león macho que, para mí, había superado su edad reproductiva, y no creo haber hecho nada malo», dijo el cazador zimbabuense por teléfono.

Las safaris de caza cuestan varias decenas de miles de dólares y son generalmente populares entre una clientela de extranjeros ricos.

Se permite la caza solo fuera de los parques naturales y únicamente en reservas privadas.

Criticada por muchos, la caza es una fuente importante de ingresos, generando alrededor de 40 millones de dólares por año en Zimbabue.